leyes absurdas

@pedroruizhidalg― Leo en mi muro de FaceBook que, al parecer el Ayuntamiento de Málaga bloquea la pensión de una señora que osó dar de comer a los palomas. Algo debe ir muy mal en esta sociedad si alguien se ha tomado las molestias necesarias para crear una ley que prevea tal extremo.

«Al final después de muchas vueltas el ayuntamiento de Málaga le bloquea la pensión a mi madre, para cobrar los 125 euros de la multa por darle de comer a los palomos de la calle (sic)»

Una sociedad con demasiadas leyes necesariamente ha de convertirse en una sociedad que cada vez restringe más nuestra libertad. Ya que el carácter es siempre restrictivo, rara vez vemos una ley que aumente nuestro espacio de libertad.
Cuando  escribo esta entrada en mi blog, decido documentar algo la idea original que giraba ―sí, en pretérito― en torno al poco espacio de libertad. Pero es que he tenido que reírme una barbaridad, cosa que tampoco está mal, cuando busco en Internet «leyes absurdas españa». Esto va a hacer que cambie el tono de mi artículo. Veamos algunos ejemplos:
En España no puedes llamarte Lenin.
Puedes contraer matrimonio a partir de los catorce años, si bien, no puedes mantener a tu familia pues la edad mínima para trabajar son los dieciséis.
En Sevilla está prohibido jugar al dominó y a los dados en las terrazas de los bares. Aunque las hermandades rocieras puedan lanzar cohetes desde las nueve de la mañana a las once de la noche.
En Valencia, está prohibido tirar toallitas higiénicas no biodegradables por el baño. El problema es que no hay forma de descubrir al infractor.
En algunos ayuntamientos costeros está prohibido hacer castillos de arena en la playa. En otros se prohíbe jugar a las palas en la playa.
En Villanueva de la Torre prohíben tener una fregona en el balcón de tu casa.
En Granada prohíben tener sexo dentro de un coche. No se habla nada de practicarlo, y es que claro, cómo vas ta tener sexo cuando eres asexual.
En Madrid está prohibido mendigar con un perro. Sin perro no.
El rey de España es inviolable. O sea él puede poner una fregona en su balcón, tener sexo en un coche, llamar a su hijo Lenin, mientras juega al dominó en una terraza de Sevilla o tirar toallitas no biodegradables, que irán a parar a la playa donde puede hacer un castillo de arena.

Hoy puede ser un gran día, me he divertido.

♻ miotroblogsite ahorra papel
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s